Pan de cebada dos veces

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Volvemos con el pan, que ya está bien de dulces.  Este es un pan consistente, con un sabor profundo a cereal y regustito a cerveza. Está hecho con harina de cebada y todo el líquido es cerveza, de ahí lo de “cebada dos veces”. La receta es del libro “Pan Casero” de Iban Yarza.

En esta ocasión, el greñado simula una “M”. Antiguamente, cuando los panes se llevaban al horno común del pueblo para cocer, el greñado era la forma de distinguir el pan de cada familia. Así que el mío tendría esta “M”.

Vamos con la receta:

Ingredientes:

  • 180 gr. de masa madre de cebada.
  • 360 gr. de harina panadera.
  • 150 gr. de harina de cebada.
  • 330 gr. de cerveza ( 1 lata entera ).
  • 30 gr. de miel.
  • 12 gr. de sal.
  • 1 gr. de levadura.

Preparación:

Para transformar la masa madre que tengamos en masa madre de cebada, simplemente hacer el último o los dos últimos refrescos con harina de cebada y ya está.

Mezclar todos los ingredientes excepto la sal en un bowl y dejar reposar durante 15 minutos.  Añadir la sal y pasar la masa a la mesa de trabajo. Amasar durante 10 minutos o realizando amasados cortos, 3 – 4 amasados cortos con paradas de 10 minutos. La masa es algo pegajosa por la cebada, pero es manejable.

Hacer una bola y dejar en el bowl enaceitado durante 2 horas ( tapado para que no se reseque ).

Enharinar la mesa y volcar la masa. Formar una bola y darle tensión empujandola sobre la mesa. Dejar en un banetton ( cesto de fermentación ) durante unas 3 horas.

Calentar el horno a 250ºC y hornear generando vapor durante 10 minutos. Retirar las piedras con las que generamos el vapor y hornear otros 40 minutos a 200ºC. Como siempre, si vemos que se quema mucho por arriba lo tapamos con papel de aluminio.

Dejar enfriar sobre una rejilla y a disfrutar.

La cerveza que hay en casa normalmente es sin alcohol, pero para esta ocasión la compré con alcohol. Creo que la próxima vez voy a hacer una con cada tipo de cerveza para ver si se aprecia la diferencia.

Edito esta entrada, porque me han sugerido que ponga de nuevo el enlace para el proceso de la creación de la masa madre. Aquí os dejo el enlace al blog de Ibán Yarza donde explica como crear y cuidar ( luego mimar si uno quiere ) la masa madre.

Donuts

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Volvemos al dulce de nuevo. Estos donuts están que te mueres de buenos. A la pregunta de ¿ son como los comprados ? , pues exactamente, no, pero están riquísimos y no sabría con cual quedarme.

Como véis he hecho varios glaseados, chocolate negro, chocolate blanco con Nesquik de fresa ( sí, suena a guarrería y lo es, pero está bueno )  decorados con churritos de colores y rebozados de azúcar.

Yo hago los donuts y los agujeros ( uno quedó alargado y es la nariz ) y con los restos hice unas barritas ( cejas y boca ).

Esta receta está hecha con poolish, un prefermento líquido que ya he utilizado otras veces, que hace que duren tiernos más tiempo.  La encontré por internet en su día pero ya no recuerdo donde ( tengo que empezar a apuntar estas cosas ).

Vamos con la receta.

Ingredientes: ( para unos 14-16 donuts )

Para el poolish:

  • 110 gr. de harina de fuerza.
  • 9 gr. de levadura fresca.
  • 110 ml. de leche.
  • La piel de una naranja.

Para la masa final:

  •  280 gr de harina de fuerza.
  • 140 ml. de leche.
  • 1 huevo.
  • 50 gr. de azúcar.
  • 1 1/2 cucharadas de miel.
  • 1 pizca de sal
  • 50 gr. de mantequilla.

Para el glaseado de chocolate:

  • 100 gr. de chocolate para fundir.
  • 100 gr. de azúcar glass.
  • 2-3 cucharadas de agua.

Para el glaseado de fresa:

  • 100 gr. de chocolate blanco.
  • 100 gr. de azúcar glass.
  • 2-3 cucharadas de agua.
  • 2-3 cucharadas de Nesquik de fresa.

Preparación:

Primero se aromatiza la leche. Llevar 260 ml de leche (110 ml. del poolish + 140 ml de la masa + 10 ml que se evaporan ) con la piel de la naranja a ebullición. Apagar el fuego, tapar y dejar infusionando hasta que se entibie. Cuando esté tibia se cuela.

Preparar el poolish mezclando la harina, la levadura desmenuzada y la leche aromatizada. Amasar ligeramente, tapar y guardar en la nevera hasta el día siguiente.

Al día siguiente, sacar el prefermento de la nevera para que se atempere unos 30 minutos antes de comenzar a trabajar. Mezclar en un bowl todos los ingredientes excepto la mantequilla. Cuando todo esté bien mezclado pasar a la mesa de trabajo y amasar unos 10 minutos. Cuando tengamos una masa lisa, pues la estropeamos con mi momento favorito, añadiendo la mantequilla que tendremos a temperatura ambiente. Volver a amasar hasta tener de nuevo una masa lisa y suave.

Poner la masa en el bowl enacetitado y dejar levar durante 2-3 horas o toda la noche en la nevera.

Sacar la masa de la nevera, dejar atemperar y estirar con el rodillo hasta dejar un grosor de 1cm. Cortar los donuts con un cortador o con dos vasos de distinta boca, yo utilizaba uno de sidra grandote y otro de chupito para el agujero. Volver a juntar la masa, estirar y seguir cortando hasta acabar con toda la masa. Colocar los donuts y las bolas sobre un papel de horno y dejar levar unos 30 minutos.

Calentar aceite en una sartén honda o una cacerola para que los donuts puedan flotar. Para no chafar los donuts al pasarlos a la sartén, cortar el papel alrededor de los donuts y meterlo así en el aceite, cuando se impregna en el aceite el papel se retira facilmente. Cuando están dorados por un lado, darles la vuelta. Retirar y pasar a un papel absorbente. Ojo, las bolitas se inflan y es bastante difícil darles la vuelta.

Mientras se enfrían, preparar las glasas mezclando el chocolate fundido y el azúcar glass ( y el Nesquik ), añadir poco a poco el agua hasta que tengamos las consistencia que nos guste.

Bañamos los donuts en las glasas o los rebozamos en azúcar y dejamos secar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA  Aquí están todos secándose y esperando para atacarlos. Yo, me quedo con los de choco negro.

A disfrutar.