Pastel Vasco

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquí traigo otra receta del País Vasco ( a este paso abro una categoría ) y  no es de pan sino de una tarta riquísima.

Lo hice para un cumpleaños especial ( de un vasco especial, claro ) y por si no os habéis dado cuenta, el blog también ha cumplido un añito ( ya sé que no he publicado nada justo ese día, pero bueno ), así que cumple por partida doble.

El pastel vasco es un dulce muy típico de allí, que consiste en una tarta de masa quebrada dulce rellena de crema pastelera. También se encuentran rellenos de mermelada de cerezas ( sobre todo en la parte francesa ) y tamaño tarta grande como la que he hecho o tartaleta individual.

La receta me la ha pasado un amigo bilbaíno, que me dijo que éste era el auténtico, el que hace su madre (muchas gracias a los dos). Aunque no se aprecia mucho porque se fundió con el resto de la masa, por encima tiene un “lauburu” ( lau = cuatro, buru = cabezas ), símbolo muy utilizado en el País Vasco.

La receta es sencilla, pero la preparación es difícil, porque la masa es complicada de manejar. Consejo, si vivís al sur de Miranda de Ebro intentadlo sólo en invierno. Con calor es un infierno pegarse con la masa, aunque, igual que se rompe fácilmente, se parchea fácilmente. Para poder recortar el lauburu acabé metiendo la masa en el congelador.

Vamos con la receta.

Ingredientes:

Para la masa:

  • 300 gr. de harina.
  • 2 yemas de huevo.
  • 1 huevo entero.
  • 200 gr. de azúcar.
  • 150 gr. de mantequilla.
  • Unas gotas de ron.
  • Corteza rallada de limón.
  • Sal.

Para la crema:

  • 1/4 litro de leche.
  • 2 yemas de huevo.
  • 60 gr. de azúcar.
  • 25 gr. de harina.
  • Unas gotas de ron.

Preparación:

Unir todos los ingredientes de la masa, consiguiendo una mezcla homogénea pero sin trabajarla demasiado. Dejar reposar durante 1 hora en la nevera.

Untar un molde de tarta con mantequilla. Separar un tercio de la masa y dejarla de nuevo en la nevera ( un poquito más si hacéis el lauburu).

El resto estirarlo con el rodillo para cubrir el molde. Yo utilicé un truco que le ví a Martín Berasategui en el programa de David de Jorge, estirar la masa entre dos hojas de papel de horno, intentando tocar lo menos posible la masa con las manos. Estiramos entre los dos papeles, quitamos uno, damos la vuelta sobre el molde y quitamos el otro. Aún así, en cuanto tocas la masa con las manos para pegarla a las paredes del molde, se derrite y se hace algún agujerillo. Pero se parchea sin problemas, porque tiene tanta mantequilla que luego se funde y queda homogéneo.

Para la crema, poner al fuego la leche con el ron, apartando un poco. Disolver en esta leche apartada la harina, el azúcar y las yemas de la crema. Cuando empiece a hervir, añadir la mezcla y remover sin parar hasta que comience a hervir de nuevo. Dejar enfriar.

Rellenar el molde con la crema pastelera. Estirar el resto de la masa ( con los dos papeles de nuevo ) haciendo un círculo y tapar el molde sellando los bordes. Si sois valientes y queréis hacer el lauburu, apartar un poquito de masa, estirarla y dejar enfriar mucho, mucho. Recortar con una plantilla y poner por encima.

Pincelar con huevo batido y hornear a 180º C durante 30-40 minutos aproximadamente.

El resultado es espectacular. Yo repetiré seguro, pero desde luego no ahora, como ya os he dicho, en invierno.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s