Pan de frutas ( capítulo I )

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hace años, en el barrio madrileño de “Prosperidad”  había una Tahona que hacía un pan de frutas que mi marido y yo devorabamos para desayunar. Pues bien, he intentando recrear ese pan ( aunque mi recuerdo es ahora un poco vago ) y aunque me ha salido un poco feucho, estaba muy rico, pero no he conseguido el sabor y la textura de aquel pan.

No sé porque no ha subido bien ( quizás tuve poca paciencia) y ha quedado un poco denso. Total, que tal como podéis imaginar por el título de la receta, habrá un siguiente intento.

La receta que he hecho es la misma que la que puse para el “Pan de muerto” añadiendo 150 gr. de fruta confitada, una mezcla de naranja, limón y frutas variadas que tenía de navidad. Una vez que tengamos la masa bien amasada, añadimos la fruta y la mezclamos hasta incorporarla a la masa.

Lo tuve que hornear más de los 40 minutos de la receta original y quedó con la base un poco gordita, pero aún así estaba muy, muy rico.

En cualquier caso, volveré con el capítulo II.

Tartas de cumpleaños II

 

Cumple-11cumple-13

Nueva entrada de puro lucimiento. Aquí os traigo las dos últimas tartas de cumpleaños de mis hijas.

La de abajo la hice yo sola, pero en la otra la artista es mi hija mayor. Yo puse la fuerza bruta haciendo el césped y ella hizo todas las figuras de la decoración.

Los bizcochos son iguales en ambas tartas y es el mismo que en la “Tarta Patín” ( mis hijas son de pocas variaciones ). La diferencia es el frosting utilizado.
En la tarta de arriba, la cobertura es una crema de mantequilla aromatizada con vainilla (buttercream ) y en la de abajo, es también una crema de mantequilla, pero lleva una especie de bechamel que la deja más suave y menos empalagosa, para mi gusto mucho mejor ( cream frosting). La encontré en el blog “El rincón de Bea”. Se le puede añadir el sabor que se quiera, en este caso una salsa de moras. Conseguí los distintos tonos añadiendo un poquito más de salsa.

Os dejo la receta de ambas cremas.

Ingredientes:

Para la crema de mantequilla (Buttercream ):

  • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 325 gr. de azúcar glass.
  • Una cucharadita de extracto de vainilla.
  • Colorante

Para el cream frosting de moras:

 

  • 240 ml. leche.
  • 20 gr. harina todo uso.
  • 250 gr. mantequilla a temperatura ambiente.
  • 200 gr. azúcar blanquilla normal.
  • Moras trituradas y coladas.

Preparación:

Para la buttercream:

Colocar la mantequilla en el bol de la batidora y tamizar el azúcar glass. Batir con las palas hasta que la mantequilla blanquee y añadir la vainilla. Seguir batiendo hasta integrarlo.

Para el cream frosting:

Mezclar la harina con la leche en un cazo hasta que no quede ningún grumo y calentar a fuego medio hasta que tengamos una especie de bechamel espesa.

Dejar enfriar tapado para que no haga costra.

Batir la mantequilla a velocidad alta, hasta que blanquee e ir añadiendo el azúcar en tres veces, batiendo bien hasta que no se note el azúcar.

Bajar la velocidad y añadir la bechamel a cucharadas. Batir un poco más a velocidad alta e incorporar el sabor deseado. En este caso, lo separé en tres cuencos, uno lo dejé tal cual y a los otros les añadí la salsa de moras hasta obtener el color que quería.

Como siempre, no sólo eran bonitas, además estaban deliciosas. Y sobre todo, la cara que ponen las niñas al ver la tarta no tiene precio.

 

 

Roscón de Reyes

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya sé que todo está lleno de roscones y que ya se ha pasado la fecha, pero, siempre se puede hacer un delicioso roscón fuera de temporada. Acaso no nos sabe mejor el turrón en Febrero. Bueno, pues probemos los mismo con el roscón. Seguro que pasadas estas fechas de atracones, comernos un trozo de roscón un domingo por la mañana sienta de maravilla. Puede que tengamos algún problemilla en encontrar la fruta escarchada fuera de las fechas navideñas, pero se puede poner sólo azúcar y almendras.

La receta es el libro “Pan Casero” de Ibán Yarza y fue una de las que hizo en el primer curso de pan al que asistí y en el que él era el profe. Os aseguro que es muy sencillo y queda estupendo.  Con las medidas que voy a poner sale un roscón como los de la foto, no es gigante, pero cunde mucho.

Vamos con la receta.

Ingredientes:

Para el prefermento:

  • 90 gr. de harina de gran fuerza.
  • 50 gr. de leche.
  • 2 gr. de levadura fresca.

Para la masa final:

  • Todo el prefermento.
  • 340 gr. de harina de gran fuerza.
  • 120 gr. de leche.
  • 2 huevos,
  • 80 gr. de azúcar.
  • 15 gr. de levadura fresca.
  • 5 gr. de sal.
  • 60 gr. de mantequilla.
  • 14 gr. de agua de azahar.
  • 20 gr de ron ( aproximadamente ).
  • Corteza de naranja y limón.
  • Canela en rama.
  • Almendra laminada, azúcar y fruta escarchada para decorar.
  • Un huevo para pincelar.

Preparación:

El día anterior se prepara el prefermento, mezclando la harina, la levadura y la leche. Amasamos un par de minutos y formamos una bola. La ponemos en el bol, la tapamos y dejamos en la nevera toda la noche.

También el día anterior, hervimos la leche, la corteza de los cítricos y la rama de canela. Lo dejamos tapado unas horas en infusión y luego retiramos las cortezas y la rama de canela.

Al día siguiente, sacamos el prefermento de la nevera y mezclamos todos los ingredientes excepto la mantequilla. Como al hervir la leche se habrá evaporado parte, completamos con el agua de azahar y el ron hasta conseguir los 120 gr.

Dejamos reposar un poco la masa y luego amasamos durante unos 5 minutos, dependiendo de la textura que tenga la masa, lo haremos con el método tradicional o el francés. Ahora llega mi momento “favorito”, una vez que tenemos la masa lisa y suave, la estropeamos añadiendo la mantequilla troceada. Volvemos a amasar incorporando la mantequilla, hasta obtener de nuevo una masa lisa y suave. Bolear la masa, introducirla en el bol enharinado y dejar fermentar hasta que doble el volumen.

Volcar la masa sobre la mesa enharinada y desgasarla. Hacer de nuevo una bola y dejar reposar tapada durante 15 minutos para que se relaje un poco. Enharinarse la manos y con los pulgares hacer un agujero en el centro de la bola. Ir ensanchando el agujero poco a poco con las manos hasta obtener el ancho que queramos. Poner sobre un papel de hornear y esconder el haba. PIncelar con huevo batido y dejar fermentar durante 90 minutos. Volver a pincelar con huevo y decorar.

Hornear 25 – 30 minutos a 190º C, dejar enfriar y disfrutar, no sólo al comerlo sino también con el olorcito que queda en la casa.

Pandoro

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquí está el reto navideño de Bake the World. Supongo que todo el mundo conoce el Pandoro, pan dulce italiano “primo” del Panettone. Es la primera vez que lo hacía y me daba un poco de miedo, porque mis experiencias con el Panettone han sido un poco desastrosas. Pero, aunque esté mal que lo diga, me salió impresionante. Es una masa hojaldrada y fermentada y me quedó también que me estoy animando a hacer croissants. Claro que he sido cobarde y no lo he hecho con masa madre sino con levadura.

Como no tenía el molde propio del Pandoro ( sí, no los tengo todos ), lo hice en una flanera, así que podríamos decir que es un “Flandoro”.

 La receta que he elegido es la del blog “Uno de dos”  . Todos estos panes dulces son un poco trabajosos. Lleva un prefermento, luego una masa intermedia y una masa final, además de un hojaldrado ( estirar, plegar y reposo en frío ). Pero os aseguro que merece la pena.

Vamos con la receta:

Ingredientes:

Para el prefermento:

  • 15 gr. de levadura fresca.
  • 60 ml. de agua tibia.
  • 50 gr. de harina de gran fuerza.
  • 10 gr. de azúcar.
  • 1 yema de huevo.

Para la primera masa:

  • 5 gr. de levadura fresca.
  • Todo el prefermento.
  • 25 gr. de azúcar.
  • 1 huevo.
  • 200 gr. de harina de gran fuerza.
  • 30 gr. de mantequilla.

Para la masa final:

  • Primera masa.
  • 2 huevos.
  • 1 pizca de sal.
  • 100 gr. de azúcar.
  • 10 gr. de azúcar avainillado ( la receta original tenía además vainilla en polvo ).
  • 200 gr. de harina de gran fuerza.
  • 140 gr. de mantequilla.

Preparación:

Como en todas las preparaciones con prefermento, empezamos un día antes.

Desmenuzamos la levadura con los dedos sobre la harina y añadirmos el azúcar, el agua y la yema de huevo. Mezclamos bien, integrando todos los ingredientes, tapamos y los dejamos en la nevera toda la noche.

Al día siguiente, mezclamos el prefermento, con los ingredientes de la primera masa excepto la mantequilla. Amasamos y cuando tengamos la masa casi lista, añadimos la mantequilla en trocitos y seguimos amasando hasta integrarla y tener una masa lisa y suave. Boleamos y dejamos la masa en un cuenco durante 1 hora.

Cuando la masa ya está crecidita, añadimos los ingredientes de la masa final ( de nuevo excepto la mantequilla ). Primero los huevos batidos, el azúcar, la sal y por último la harina. Amasamos durante unos 10-15 minutos. La consistencia dependerá de la harina que tengamos. La harina de gran fuerza que tengo absorbe bastante, así que el amasado fue clásico ( imposible el francés ). Boleamos y dejamos levar en el cuenco hasta que doble el volumen.

Volcamos sobre la mesa enharinada y estiramos la masa haciendo un rectángulo. Cogemos la mantequilla de la masa final ( que ha de estar muy fría ) y la aplastamos hasta hacer también un rectángulo ( pegándole con el rodillo ). Ponemos la mantequilla sobre la masa y doblamos las 4 esquinas cerrando la mantequilla en su interior. Estiramos la masa haciendo de nuevo un rectángulo, doblamos en 3 partes, tapamos y dejamos en el frigorífico durante 30 minutos.

Sacamos la masa de la nevera y dando un cuarto de vuelta, volvemos a estirar y a plegar en tercios. Tapamos y dejamos de nuevo 30 minutos de reposo. Repetimos una tercera vez.

Dividimos la masa en dos y boleamos y lo colocamos en el molde, previamente enmantequillado, con la cara lisa hacia abajo. Dejamos levar hasta que llegue al borde del molde.

Precalentar el horno a 180º C.

Hornear durante 15 minutos a 180º C, bajar la temperatura a 150ºC y dejar otros 20 minutos.

Dejamos enfriar un poco y desmoldamos sobre una rejilla. Cuando esté frío completamente, espolvorear con azúcar glass.

Queda una masa hojaldrada fina y suave ( la foto no me salió muy bien, y no sé si se aprecia) que se deshace en la boca. Absolutamente delicioso.

Bollos de mantequilla ( capítulo II )

bollos-mantequilla3

Lo prometido es deuda. Aquí está el capítulo II ( ¿ y último… ?, ¡ quién sabe ! ) de los bollos de mantequilla. Esta vez estoy 100% satisfecha. Masa esponjosa y delicada, no sólo al prepararla sino al comerla.  Como ya dije, los bollos de mantequilla han llegado a Colmenar y van a quedarse.

La receta es del blog “Playlosophy” . En él hace un homenaje a este bollo y nos propone tres recetas con tres técnicas diferentes. Yo me quedé con la que prepara haciendo un “milk roux”. Desde que hago el pan de molde con el “water roux” ( o Tang-Zhong) estoy encantada con los resultados de esta técnica, así que cuando ví esta receta no me lo pensé. Puede parecer muy laboriosa, pero merece la pena, lo puedo asegurar.

El “milk roux” no es más que una especie de bechamel pero sin grasa, sólo leche y harina, que le aporta más humedad y durabilidad a la masa.

Vamos con la receta.

Ingredientes:

Para el milk roux:

  • 25 gr. de harina panadera.
  • 125 gr. de leche entera. ( subí la proporción de leche respecto a la receta original )

Para la masa final:

  • 225 gr. de harina panadera.
  • 250 gr. de harina de gran fuerza.
  • 150 gr. de leche.
  • 1 huevo.
  • 90 gr. de azúcar.
  • 5 gr. de sal.
  • 15 gr. de levadura fresca.
  • 75 gr. de mantequilla.
  • Un poco de azúcar para cubrir.

Preparación:

Primero preparamos el milk roux para dejarlo enfriar un rato. Mezclamos la harina y la leche y removemos para deshacer los grumos. Ponemos a calentar, removiendo constantemente y cuando espese, antes de que rompa a hervir, retiramos, tapamos y dejamos enfriar.

Cuando ya está tibio, lo mezclamos con la leche y el huevo y batimos para mezclar bien y que no queden grumos. Apartamos 25 gr de esta mezcla y añadimos 25 gr. de harina ( previamente habremos mezclado los dos tipos de harina) y el azúcar. Reservamos esta pasta azucarada para incorporarla a la masa más adelante.

Añadimos el resto del líquido a las harinas y mezclamos bien, hidratando toda la harina. Lo dejamos reposar durante 1 hora ( este proceso se llama autólisis y ayuda a que la harina se hidrate bien, el gluten se desarrolle mejor y el amasado sea más fácil ).

Pasado este tiempo añadir la levadura y luego la sal. Para poder añadir bien la levadura, yo la hago una pasta con una gotita del líquido ( en este caso, leche ). Amasamos bien durante unos 10 minutos hasta obtener una masa lisa y suave.

Cuando ya tenemos la masa lisa, pues la estropeamos añadiendo la masa azucarada. Volvemos a amasar hasta integrarla y volver a tener la masa lisa y suave. Y por último, añadimos la mantequilla bien fría cortada en trocitos ( vamos que volvemos a estropear la masa ). Amasamos de nuevo y cuando tengamos de nuevo la masa lista, boleamos y dejamos reposar, bien tapado en un cuenco, durante toda la noche en la nevera.

Al día siguiente, volcamos la masa sobre la mesa enharinada y la desgasificamos. Dividimos en porciones de unos 75 gr. ( hermositos ) y boleamos suavemente. Dejamos reposar unos 15 minutos. Pasado este tiempo, estiramos ligeramente cada bola para darle una forma ovalada y colocamos sobre una bandeja que previamente hemos cubierto con un papel de horno, aplastándolos ligeramente.  Pincelamos con huevo y dejamos levar durante 2 horas. A la hora volvemos a pincelar con huevo.

Precalentar el horno a 180º C. Pincelar una tercera vez y ponerles un poco de azúcar por encima ( esto es al gusto ) y hornear durante 10 minutos. Subir la temperatura a 220º C y hornear otros 5-7 minutos para que se doren por encima.

Dejar enfriar y rellenar con la crema de mantequilla. La crema la hice igual que en la primera entrega, así que no la repito aquí de nuevo.

bollos-mantequilla4Como la vez anterior, se los llevé a mis compañeros bilbaínos y a todos les encantaron.  ¡ Qué mejor prueba que esa !

Banana bread o Pan ( falso ) de plátano

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por aclamación popular ( bueno, vale, sólo me lo ha pedido una persona ) os traigo este bizcocho de plátano. En Estados Unidos lo llaman “Banana Bread“, pero no es un pan realmente, porque no lleva levadura de panadería, es lo que ellos llaman “quick bread”, os sea un bizcocho en molde.

La receta es superfácil y el resultado es delicioso. El sabor a plátano está marcado, sin embargo, casi nadie sabe localizar el sabor nada más probarlo. Además lleva un toque de canela que lo redondea.

Vamos con la receta.

Ingredientes:

  • 350 gr. de plátanos
  • 270 gr. de harina.
  • 150 gr. de azúcar blanquilla.
  • 50 gr. de azúcar morena.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 125 gr. de mantequilla y un poco más para el molde.
  • 3 huevos.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de canela ( generosa ).
  • 1 yogur natural.

Preparación:

Aplastar los plátanos con un tenedor o con hacer un puré con la trituradora. Batir los huevos con los dos tipos de azúcar, hasta que espumen. Añadir la mantequilla troceada, el yogur y el plátano y seguir batiendo. Por otro lado, mezclar la harina, la sal, la levadura, el bicarbonato y la canela. Añadir poco a poco a la mezcla anterior y seguir batiendo hasta que todo esté incorporado.

Precalentear el horno a 180º C . Verter la masa en un molde de cake ( yo he usado uno grande y dos pequeñitos que me compré hace poco y me encantan ), previamente untado de mantequilla y enharinado.

Hornear durante 30 minutos los moldes pequeños y 45 el grande, con el horno arriba y abajo ( sin ventilador). Esto es orientativo, comprobar si están hechos pinchandolos y si sale limpio, listo.

Desmoldar y dejar enfriar. Será visto y no visto.

Pastel Vasco

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquí traigo otra receta del País Vasco ( a este paso abro una categoría ) y  no es de pan sino de una tarta riquísima.

Lo hice para un cumpleaños especial ( de un vasco especial, claro ) y por si no os habéis dado cuenta, el blog también ha cumplido un añito ( ya sé que no he publicado nada justo ese día, pero bueno ), así que cumple por partida doble.

El pastel vasco es un dulce muy típico de allí, que consiste en una tarta de masa quebrada dulce rellena de crema pastelera. También se encuentran rellenos de mermelada de cerezas ( sobre todo en la parte francesa ) y tamaño tarta grande como la que he hecho o tartaleta individual.

La receta me la ha pasado un amigo bilbaíno, que me dijo que éste era el auténtico, el que hace su madre (muchas gracias a los dos). Aunque no se aprecia mucho porque se fundió con el resto de la masa, por encima tiene un “lauburu” ( lau = cuatro, buru = cabezas ), símbolo muy utilizado en el País Vasco.

La receta es sencilla, pero la preparación es difícil, porque la masa es complicada de manejar. Consejo, si vivís al sur de Miranda de Ebro intentadlo sólo en invierno. Con calor es un infierno pegarse con la masa, aunque, igual que se rompe fácilmente, se parchea fácilmente. Para poder recortar el lauburu acabé metiendo la masa en el congelador.

Vamos con la receta.

Ingredientes:

Para la masa:

  • 300 gr. de harina.
  • 2 yemas de huevo.
  • 1 huevo entero.
  • 200 gr. de azúcar.
  • 150 gr. de mantequilla.
  • Unas gotas de ron.
  • Corteza rallada de limón.
  • Sal.

Para la crema:

  • 1/4 litro de leche.
  • 2 yemas de huevo.
  • 60 gr. de azúcar.
  • 25 gr. de harina.
  • Unas gotas de ron.

Preparación:

Unir todos los ingredientes de la masa, consiguiendo una mezcla homogénea pero sin trabajarla demasiado. Dejar reposar durante 1 hora en la nevera.

Untar un molde de tarta con mantequilla. Separar un tercio de la masa y dejarla de nuevo en la nevera ( un poquito más si hacéis el lauburu).

El resto estirarlo con el rodillo para cubrir el molde. Yo utilicé un truco que le ví a Martín Berasategui en el programa de David de Jorge, estirar la masa entre dos hojas de papel de horno, intentando tocar lo menos posible la masa con las manos. Estiramos entre los dos papeles, quitamos uno, damos la vuelta sobre el molde y quitamos el otro. Aún así, en cuanto tocas la masa con las manos para pegarla a las paredes del molde, se derrite y se hace algún agujerillo. Pero se parchea sin problemas, porque tiene tanta mantequilla que luego se funde y queda homogéneo.

Para la crema, poner al fuego la leche con el ron, apartando un poco. Disolver en esta leche apartada la harina, el azúcar y las yemas de la crema. Cuando empiece a hervir, añadir la mezcla y remover sin parar hasta que comience a hervir de nuevo. Dejar enfriar.

Rellenar el molde con la crema pastelera. Estirar el resto de la masa ( con los dos papeles de nuevo ) haciendo un círculo y tapar el molde sellando los bordes. Si sois valientes y queréis hacer el lauburu, apartar un poquito de masa, estirarla y dejar enfriar mucho, mucho. Recortar con una plantilla y poner por encima.

Pincelar con huevo batido y hornear a 180º C durante 30-40 minutos aproximadamente.

El resultado es espectacular. Yo repetiré seguro, pero desde luego no ahora, como ya os he dicho, en invierno.