Tartas de cumpleaños II

 

Cumple-11cumple-13

Nueva entrada de puro lucimiento. Aquí os traigo las dos últimas tartas de cumpleaños de mis hijas.

La de abajo la hice yo sola, pero en la otra la artista es mi hija mayor. Yo puse la fuerza bruta haciendo el césped y ella hizo todas las figuras de la decoración.

Los bizcochos son iguales en ambas tartas y es el mismo que en la “Tarta Patín” ( mis hijas son de pocas variaciones ). La diferencia es el frosting utilizado.
En la tarta de arriba, la cobertura es una crema de mantequilla aromatizada con vainilla (buttercream ) y en la de abajo, es también una crema de mantequilla, pero lleva una especie de bechamel que la deja más suave y menos empalagosa, para mi gusto mucho mejor ( cream frosting). La encontré en el blog “El rincón de Bea”. Se le puede añadir el sabor que se quiera, en este caso una salsa de moras. Conseguí los distintos tonos añadiendo un poquito más de salsa.

Os dejo la receta de ambas cremas.

Ingredientes:

Para la crema de mantequilla (Buttercream ):

  • 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 325 gr. de azúcar glass.
  • Una cucharadita de extracto de vainilla.
  • Colorante

Para el cream frosting de moras:

 

  • 240 ml. leche.
  • 20 gr. harina todo uso.
  • 250 gr. mantequilla a temperatura ambiente.
  • 200 gr. azúcar blanquilla normal.
  • Moras trituradas y coladas.

Preparación:

Para la buttercream:

Colocar la mantequilla en el bol de la batidora y tamizar el azúcar glass. Batir con las palas hasta que la mantequilla blanquee y añadir la vainilla. Seguir batiendo hasta integrarlo.

Para el cream frosting:

Mezclar la harina con la leche en un cazo hasta que no quede ningún grumo y calentar a fuego medio hasta que tengamos una especie de bechamel espesa.

Dejar enfriar tapado para que no haga costra.

Batir la mantequilla a velocidad alta, hasta que blanquee e ir añadiendo el azúcar en tres veces, batiendo bien hasta que no se note el azúcar.

Bajar la velocidad y añadir la bechamel a cucharadas. Batir un poco más a velocidad alta e incorporar el sabor deseado. En este caso, lo separé en tres cuencos, uno lo dejé tal cual y a los otros les añadí la salsa de moras hasta obtener el color que quería.

Como siempre, no sólo eran bonitas, además estaban deliciosas. Y sobre todo, la cara que ponen las niñas al ver la tarta no tiene precio.

 

 

Anuncios

Pastel Vasco

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aquí traigo otra receta del País Vasco ( a este paso abro una categoría ) y  no es de pan sino de una tarta riquísima.

Lo hice para un cumpleaños especial ( de un vasco especial, claro ) y por si no os habéis dado cuenta, el blog también ha cumplido un añito ( ya sé que no he publicado nada justo ese día, pero bueno ), así que cumple por partida doble.

El pastel vasco es un dulce muy típico de allí, que consiste en una tarta de masa quebrada dulce rellena de crema pastelera. También se encuentran rellenos de mermelada de cerezas ( sobre todo en la parte francesa ) y tamaño tarta grande como la que he hecho o tartaleta individual.

La receta me la ha pasado un amigo bilbaíno, que me dijo que éste era el auténtico, el que hace su madre (muchas gracias a los dos). Aunque no se aprecia mucho porque se fundió con el resto de la masa, por encima tiene un “lauburu” ( lau = cuatro, buru = cabezas ), símbolo muy utilizado en el País Vasco.

La receta es sencilla, pero la preparación es difícil, porque la masa es complicada de manejar. Consejo, si vivís al sur de Miranda de Ebro intentadlo sólo en invierno. Con calor es un infierno pegarse con la masa, aunque, igual que se rompe fácilmente, se parchea fácilmente. Para poder recortar el lauburu acabé metiendo la masa en el congelador.

Vamos con la receta.

Ingredientes:

Para la masa:

  • 300 gr. de harina.
  • 2 yemas de huevo.
  • 1 huevo entero.
  • 200 gr. de azúcar.
  • 150 gr. de mantequilla.
  • Unas gotas de ron.
  • Corteza rallada de limón.
  • Sal.

Para la crema:

  • 1/4 litro de leche.
  • 2 yemas de huevo.
  • 60 gr. de azúcar.
  • 25 gr. de harina.
  • Unas gotas de ron.

Preparación:

Unir todos los ingredientes de la masa, consiguiendo una mezcla homogénea pero sin trabajarla demasiado. Dejar reposar durante 1 hora en la nevera.

Untar un molde de tarta con mantequilla. Separar un tercio de la masa y dejarla de nuevo en la nevera ( un poquito más si hacéis el lauburu).

El resto estirarlo con el rodillo para cubrir el molde. Yo utilicé un truco que le ví a Martín Berasategui en el programa de David de Jorge, estirar la masa entre dos hojas de papel de horno, intentando tocar lo menos posible la masa con las manos. Estiramos entre los dos papeles, quitamos uno, damos la vuelta sobre el molde y quitamos el otro. Aún así, en cuanto tocas la masa con las manos para pegarla a las paredes del molde, se derrite y se hace algún agujerillo. Pero se parchea sin problemas, porque tiene tanta mantequilla que luego se funde y queda homogéneo.

Para la crema, poner al fuego la leche con el ron, apartando un poco. Disolver en esta leche apartada la harina, el azúcar y las yemas de la crema. Cuando empiece a hervir, añadir la mezcla y remover sin parar hasta que comience a hervir de nuevo. Dejar enfriar.

Rellenar el molde con la crema pastelera. Estirar el resto de la masa ( con los dos papeles de nuevo ) haciendo un círculo y tapar el molde sellando los bordes. Si sois valientes y queréis hacer el lauburu, apartar un poquito de masa, estirarla y dejar enfriar mucho, mucho. Recortar con una plantilla y poner por encima.

Pincelar con huevo batido y hornear a 180º C durante 30-40 minutos aproximadamente.

El resultado es espectacular. Yo repetiré seguro, pero desde luego no ahora, como ya os he dicho, en invierno.

 

 

 

Tarta cumpleaños

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta semana tampoco he trabajado. Hoy os traigo la tarta de cumpleaños que le hicimos a mi hija pequeña.

Claro, no he trabajado esta semana, porque la tarta nos dió bastante trabajo. Y digo nos dió, porque en esta ocasión yo hice de pinche y la mayor parte del trabajo la hizo mi hija mayor.

El bizcocho es igual que el que hice para la “Tarta Patín“, en este caso le pusimos nata por dentro y esta vez, la decoración es con fondant. La cobertura la estiré finita, finita porque el fondant grueso me resulta muy pesado.

Bueno, la tarta no sólo era preciosa sino que también estaba riquísima y sobre todo, la cara que puso mi hija al verla no tiene precio.

Tarta Patín

patin

Sí, está bien puesto no es tarta Tatín, sino tarta Patín. Hoy toca otra entrada repostera.

Otra de mis aficiones es el patinaje artístico y aunque he empezado a practicarlo de forma tardía, me apasiona y divierte muchísimo. Así que cuando vi este molde con forma de patín, no pude dejar pasar la ocasión. Y sí, el patinaje artístico sobre ruedas existe y es tan bonito como el de hielo ( bueno, yo sólo me caigo de forma artística, lo de patinar lo intento ).

El caso es que este fin de semana mi hija tenía un curso de patinaje y como fin de curso me ofrecí a hacer esta tarta. En la decoración han participado también mis hijas y todo el mundo se quedó impresionado con ella. Y además estaba buenísima.

La tarta es un bizcocho de almendra relleno de crema pastelera y recubierto de nata. Por supuesto se puede hacer en un molde redondo sin más. Los ingredientes son para un molde de 26 cm.

Vamos con la receta.

Ingredientes:

Para el bizcocho:

  • 5 huevos.
  • 120 gr. de azúcar.
  • 150 gr. de almendras molidas.
  • 50 gr. de harina.
  • un pellizco de sal

Para la crema pastelera:

  • 2 huevos.
  • 75 gr. de harina.
  • 75 gr. de azúcar.
  • 25 gr. de mantequilla.
  • 1/2 litro de leche.
  • Cáscara de limón.

Preparación:

Engrasar el molde y espolvorearlo con harina. Separar las yemas de las claras. Batir las yemas con 90 gr. de azúcar hasta que blanqueen. Mezclar la harina y las almendras y añadirlas a las yemas sin parar de batir. Si vemos que queda muy espeso, no añadir todo.

Por otro lado, montar las claras a punto de nieve con el resto del azúcar y una pizca de sal. Incorporar las claras a la mezcla anterior mezclando con movimientos envolventes. No mezclar todo de una vez, añadimos un par de cucharadas, para igualar la texturas y luego el resto. Si nos habíamos añadido toda la harina ir espolvoreándola poco a poco e integrarla.

Poner en el molde e introducir en el horno previamente calentado a 180ºC. Cocer unos 25-30 minutos. Sacar, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Para la crema pastelera, poner en un tazón los 2 huevos con el azúcar y batir. Añadir un poco de leche fría y desleir la harina. Poner el resto de la leche a hervir con la cáscara de limón. Cuando rompa a hervir, sacar la cáscara de limón y añadir la mezclar anterior, removiendo constantemente durante unos 6 minutos. Retirar del fuego añadir la mantequilla y mezclarla. Dejar enfriar ligeramente.
Cortar el bizcocho por la mitad y rellenar con la crema pastelera.

Cubrir con nata montada y decorar al gusto.

patin-2

Aunque de un poco de pena, hincadle el diente porque está buenísima.